¿Cómo limpiar el vidrio de tu cuadro? La mayoría de nosotros hemos tomado el atomizador con el líquido limpiador y disparado directamente al cristal. Pasamos nuestra franela, cuidadosamente, sobre toda la superficie de la parte frontal; olvidándonos de rayones, polvo, y cualquier imperfección provocada por el ambiente. Quedamos satisfechos del resultado final por las siguientes razones:

1. La imagen dentro del cuadro se ve de manera clara.

2. Después de haberlo postergado, finalmente limpiamos el cristal.

3. ¡Mira nada más qué bonito se ve!

 

 

El cuidado de nuestras obras es vital para su preservación y la presentación de las mismas. Aplaudimos la buena voluntad de realizar asepsia a tu cuadro, pues esto le da más vida por cómo lucirá y su conservación. Hoy queremos compartir unos tips sobre cómo limpiar el vidrio de la manera correcta.

“Espera, ¿por qué dices ‘limpiar el vidrio de la manera correcta’?” El problema de aplicar el limpiador sobre el cristal cuando sigue montado tiene una explicación muy sencilla: se escurre. Puede parecer insignificante pero las posibles consecuencias de esto son enormes. Cuando el líquido corre a las molduras, dependiendo del material del que estén hechas, existe el riesgo de que se pudran (si son de madera), hinchen o deformen la estructura del enmarcado.

Otra amenaza es la acumulación de humedad en las orillas del cuadro, convirtiéndolo en un ambiente propicio para hongos e insectos. ¡Esto puede llegar afectar la marialuisa y la obra! Algunas señales pueden ser manchas de color, partes mojadas, decoloración y arrugas en la marialuisa o la obra misma.

Afortunadamente los daños causados tienen solución en la mayoría de los casos, sin embargo ¿para qué arriesgarse? Para hacer una limpieza efectiva hay quienes desmontan el cuadro, lo ponen en una superficie horizontal plana y aplican el contenido del atomizador sobre el vidrio. Aunque este modo es efectivo y seguro, hay una mejor manera de realizar asepsia:

Tomamos el líquido limpiador, vertiendo un poco sobre la franela y listo para limpiar el cristal. No sólo previenes la humectación de las distintas partes del cuadro, también te ahorras el desmontar la obra de la pared. Es muy importante dar este tipo de cuidados a nuestros trabajos enmarcados, a fin de cuentas todo lo hacemos para preservarlos y darles una presentación digna. Debemos tomar en cuenta este tipo de detalles pues pueden marcar la diferencia. En caso de tener una obra protegida por vidrio de Tru Vue, evita utilizar limpiadores comunes pues estos contienen químicos dañinos para la capa anti reflejante y de protección UV. Si un día tienes dudas de las medidas preventivas necesarias para conservar tu obra, ¡pregúntale a tu enmarcador más cercano!

Boletín de Lavinia

¿Nuevo? ¡Suscríbete y recibe tips para enmarcar y las mejores ofertas!


    Instagram
    Select your currency
    USD Dólar de los Estados Unidos (US)